Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Biomagnetismo: beneficios, contraindicaciones, malas prácticas

El biomagnetismo es mi herramienta principal de trabajo, he encontrado “mi” herramienta, en la que me siento cómoda ayudando a las personas.

Como todas las técnicas, como todas las herramientas que utilizamos no es la panacea, ni obra milagros (Bien, creo que a veces sí se logran milagros por los resultados obtenidos), ya que si una técnica fuera milagrosa sólo habría una ÚNICA herramienta que resolvería todos los problemas de todas las personas; por suerte o por desgracia las leyes de la materia no funcionan así.

 

Así que vayamos a analizar los puntos fuertes y los puntos débiles de esta técnica tan apreciada por mi parte.

 

Beneficios del Biomagnetismo

  • No invasiva. Los imanes se colocan encima de la ropa, no hay dolor durante la sesión, al revés, se genera una gran relajación del cuerpo.
  • Para todas las edades y situaciones. Desde muy niños a ancianos el biomagnetismo es efectivo. Para personas muy activas, y también para personas muy sedentarias.
  • Regula infecciones. Al equilibrar el pH del cuerpo regula infecciones, es muy buen complemento a la medicina convencional, disminuyendo el uso de antibióticos.
  • Regula sistema digestivo. Ayuda a equilibrar la flora intestinal, mejora las digestiones y en general todo el tránsito intestinal.
  • Genial para regular el sistema nervioso. Relaja a un nivel muy profundo, consiguiendo un bienestar que ayuda a interpretar de forma más tranquila los quehaceres diarios.
  • Potencia el sistema inmune. El cuerpo queda fortalecido ante la invasión de virus, bacterias, hongos y parásitos.
  • Me encanta trabajar las emociones con el biomagnetismo. La elección de un buen objetivo, el poner en conciencia el por qué de la debilidad emocional hará que los resultados de la sesión se multipliquen.
  • Muy útil para trabajar adicciones, pensamientos recurrentes. Igual que en el punto anterior es súper importante un acompañamiento en el por qué existen.

 

Cómo puedes ver, los imanes son efectivos ante una gran diversidad de desequilibrios, a diferentes niveles. A mi me gusta decir que los imanes hablan el idioma de mi cuerpo físico.

Si quiero poner palabras más técnicas puedo decir que los imanes optimizan el funcionamiento de la membrana celular de todas nuestras células, es decir, yo igual pongo seis, ocho o diez imanes, pero la acción se realiza sobre TODAS las células de nuestro cuerpo.

 

Y si eres de mente inquieta te recomiendo leer sobre las funciones de la membrana celular, por ejemplo, en el libro de “La biología de la creencia” del Dr. Lipton, y verás más claro el por qué los imanes son capaces de equilibrar a tantos niveles diferentes de nuestro ser.

 

Vayamos a añadir todavía más fortalezas, el hecho que se utilice el test kinesiológico para escoger dónde impactar los imanes. La kinesiología es el arte de estudiar la respuesta muscular ante un estímulo.

 

Este estímulo puede ser un pinchazo, calor, frío, un pensamiento, una emoción, una pieza de ropa, un color, una joya etc.

le puedes añadir muchísimos aspectos más a la palabra estímulo, y todos ellos tienen una respuesta muscular en nuestro cuerpo físico.

Y parece magia cuando sabes que esta respuesta muscular tiene en cuenta tanto mi parte consciente de la mente, y también la parte inconsciente y subconsciente de la misma. El mundo del inconsciente y el subconsciente, yo le llamo el NO racional, actúa por libre, para protegernos, para asegurar nuestra supervivencia, y resulta que es el 95% de nuestra mente, y actúa  unas 100.000 más rápido que nuestra mente racional.

Me sigue fascinando ver, trabajar sobre esta mente NO racional, que no entiende de palabras, que entiende de SI o NO, que en

tiende si hay coherencia o incoherencia creando esa respuesta muscular. Y que maravíllate, te permite acceder a tus creencias, tanto a las creencias aprendidas, como a las heredadas por parte de tu árbol genealógico.

Pero no todo va a ser de color de rosa, sino, ya sólo utilizaríamos imanes para mantenernos sanos. Vayamos a por las debilidades:

Contraindicaciones del Biomagnetismo

  • Personas con marcapasos. Los imanes estropean las pilas, así que no se realizan sesiones a personas con marcapasos.
  • Mujeres embarazadas de menos de tres meses.
  • Algunas situaciones con cáncer (cada escuela te dará su versión).
  • Problemas psicológicos. Al tener esta visión holística de la persona, a veces, cuando te encuentras con personas con problemas psicológicos que no te han comentado hay muchísimas dificultades a la hora de testar.
  • Personas mayores con poca energía vital. He tenida alguna experiencia en que el test kinesiológico te indica una serie de imanes, que luego la persona no puede gestionar correctamente.
  • Problemas óseos. Cuanta menos agua contiene la parte del cuerpo, menos efectivos son los imanes.

 

Podemos resolver gran parte de estas debilidades haciendo por ejemplo sesiones a distancia con las personas que llevan marcapasos, con las mujeres embarazadas, con las personas enfermas de cáncer, con las presonas mayores. Mi experiencia me lleva a decirte que es igual de efectiva una sesión presencial que a distancia.

 

Ante los problemas psicológicos, todo se estabiliza si testas sólo el cuerpo físico, en que buscas desequilibrios de pH.

 

Cuando testo a personas mayores, con poco tono vital, escojo los imanes prioritarios, los imprescindibles para hacer el trabajo (esto lo permite el test kinesiológico).

Y me gustaría también indicarte qué es para mi una mala praxis, una mala ejecución de la técnica, un mal acompañamiento:

Malas Prácticas Del Biomagnetismo

  • Asegurar que vamos a resolver el problema, la debilidad con la que se presenta nuestro asistido. Nadie nos asegura los resultados de una terapia, cada persona, cada situación es diferente, y lo que es efectivo para una persona, no lo es para otra. Yo puedo decir que DOY HERRAMIENTAS, pongo en COHERENCIA las membranas celulares, y vamos a ver como reacciona el cuerpo ante la propuesta que nosotros realizamos.

 

  • Decir que vamos a curar esa enfermedad. Al no ser médicos (al no ser sanitarios) no podemos y no debemos utilizar palabras como diagnóstico o llamar paciente a la persona que acompañamos. Además, creo que nosotros no curamos, nosotros damos coherencia al cuerpo físico, damos herramientas para buscar el óptimo funcionamiento del cuerpo humano, buscamos la AUTOCURACIÓN, el potencial que tiene cada cuerpo de recuperarse si le das situación correcta.

 

  • Escoger los imanes por nuestro propio diagnóstico…. Es decir, utilizar protocolos ya establecidos por dolencias, por enfermedades. En internet encontrarás listados para muchos síntomas y enfermedades. A mi parecer, como desconocemos el origen de este desequilibrio, sólo el test kinesiológico de toda la lista completa de rastreo me da la información necesaria para impactar los imanes de forma correcta.

 

  • Decir a la persona que acompañas que está haciendo las cosas MAL. Cuando acompañas a las personas aprendes a no juzgar, todos hacemos lo mejor que podemos. Y cuando hay una enfermedad, cuando hay un desequilibrio es porque hay incoherencias a algún nivel. Cuando encuentras esta incoherencia, ese malentendido que suele estar a nivel del NO racional, y lo pasas al consciente es mucho más fácil corrección y llegar a la salud.

 

 

Neus Serra, terapeuta y formadora de biomagnetismo

Si estás interesad@ en pedir una cita , terapia biomagnetismo

Si estás interesad@ en formarte como terapeuta, curso de biomagnetismo completo.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − siete =

También podría interesarte

Terapia de Pareja

¿Qué es la terapia de pareja y cómo puede ayudarte? La terapia de pareja es un tipo de intervención psicológica donde se trabaja conjuntamente con

Candidiasis y naturopatía

¿Cómo la naturopatía puede ayudarte con tu candidiasis? ¿Qué es la cándida? Es un hongo en forma de levadura y convive con nosotros en simbiosis,