Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es la culpa? Un sentimiento presente en la persona cuidadora

Uno de esos sentimientos más presentes en nuestras vidas es la culpa. Seguramente que es por nuestra tradición judeocristiana. Y cobra más énfasis, toma un acento más fuerte e intenso cuando este sentimiento aparece en nosotros mientras cuidamos a una persona que está a nuestro cargo, que depende en un alto grado de nuestro atención ya sea por alguna enfermedad de tipo degenerativo, por discapacidad, accidente o por senectud, etc.

La culpa es un sentimiento ético y moral que marca y define las relaciones y el comportamiento entre las personas en términos de lo bueno o lo malo; el bien o el mal; lo correcto o lo incorrecto.

Ante ese sentimiento de culpa debes tener en cuenta que aparecen al menos 4 elementos en los que tú tienes mucho que ver:

  • Un deber u obligación según un orden moral establecido que define la relación entre ambos (padres e hijos, cónyuges) y que se asume y se interioriza.
  • Alguien que ha incumplido los deberes y normas que implica ese orden y que repercute en la propia relación.
  • Alguien sobre el que recae ese incumplimiento.
  • Alguien que censura o juzga ese comportamiento o acción como incorrecto.
  • La vivencia de ese incumplimiento en forma de malestar sentimental.

Así, la culpa es el incumplimiento de una norma según un orden establecido que define y organiza el mundo, la vida y las relaciones en forma de bien o mal generando en el individuo transgresor un gran malestar psicoemocional.

La culpa tiene sus aspectos positivos ya que sirve de termómetro de nuestro comportamiento y actitud en nuestras relaciones aunque si es algo que perdura puede tener consecuencias destructivas para uno y para la propia relación si no se calma. Más, si cabe, cuando esa relación, en nuestro caso, de persona cuidadora y persona cuidada dependiente, es extremadamente interdependiente y donde el vínculo que se establece es muy intenso.

Poder reflexionar sobre vuestra relación, cuestionar ese orden establecido y sus deberes y obligaciones, los roles que cada cual realizaba, poner sobre la mesa cuáles de esos principios éticos y morales se han roto, te ayudará a iniciar un proceso de aceptación e incluso de perdón.

 

 

Este artículo es originario de https://www.therapeiamediacion.com/, página de Carles Gil. Si quieres saber más sobre su trabajo clica en este enlace:  https://centre-terapeutic-xue.com/kinesiologia-emocional/

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

También podría interesarte

Candidiasis y naturopatía

¿Cómo la naturopatía puede ayudarte con tu candidiasis? ¿Qué es la cándida? Es un hongo en forma de levadura y convive con nosotros en simbiosis,