heavy-menstrual-bleeding-300x199

 

El biomagnetismo o más conocido como par biomagnético, es una terapia en la que se utilizan imanes como herramienta de tratamiento. Muy conocido para tratar desequilibrios producidos por microorganismos como bacterias, virus, hongos y parásitos.

¿Por qué imanes como herramienta de la terapia? Porque nuestro cuerpo está formado por átomos,  protones, neutrones y electrones, y el movimiento de estas cargas crea corrientes eléctricas y toda corriente eléctrica crea un campo electromagnético igual como hacen los imanes.

Ya las antiguas culturas china, hindú, hebrea, árabe y egipcia utilizaban imanes con fines terapéuticos, sabios como Plinio el Viejo, Galeno, Arístoteles, Avicena, Paracelso los han usado durante siglos, utilizando el imán tal cual se encuentra en la naturaleza.

Durante el siglo XX se empezaron a utilizar imanes con una sola polaridad. Broeringmeyer se dio cuenta que uno de los efectos de los imanes era cambiar el pH del cuerpo humano, un imán en polo negativo alcaliniza el medio (y también reduce la inflamación), un imán positivo acidifica el medio, cuando el paciente presentaba una bacteria (que proliferan en medios alcalinos) impactaba con un imán en polo positivo para equilibrar el pH, en caso de infección por virus (que proliferan en medios ácidos) impactaba el imán con polo negativo.

Fue Isaac Goiz el precursor del par biomagnético o del biomagnetismo como lo entendemos hoy en día. Su gran innovación fue la de trabajar con pares de imanes, su premisa fue que si partimos de un pH neutro y aparece un desequilibrio alcalino en una zona tiene forzosamente que aparecer una zona ácida relacionada, pero el tratamiento lo ideó al revés de cómo se había hecho hasta el momento, él impactó un imán con polo negativo en la zona alcalina y con polo positivo la zona ácida con la intención de que el equilibrio se diera en el interior del cuerpo, no en la superficie donde se impacta. Con el tiempo se ha visto que esta teoría no es cierta pero es la que permitió que esta técnica evolucionara en todo el mundo.

Con este criterio se han establecido listas de pares de puntos donde impactar, cada punto corresponde a uno o más microorganismos.

Pero esta terapia da mucho más, porque además de equilibrar problemas generados por microorganismos, reduce inflamaciones, y también trata desajustes hormonales,  e incluso de forma más sutil crea un equilibrio energético global, todo con la misma herramienta. Esto se traduce a la hora de ejecutar la terapia, en escoger de entre unos 300 puntos a impactar,  donde cada uno de ellos tiene una función diferente.

¿Y cómo escogemos qué puntos son necesarios? A través del test muscular, nuestra musculatura responde delante de un estímulo, igual como apartamos la mano cuando nos quemamos, la musculatura responde de manera diferente en caso de tener que impactar o no en un punto determinado (si se quiere saber más la Kinesología estudia esta respuesta muscular). Una vez hemos testeado en qué punto ponemos los imanes, testeamos en que polaridad son necesarios para el equilibrio del cuerpo y así en cada sesión no son los síntomas los que nos llevan a diseñar donde colocar los imanes, sino que es la respuesta que el propio cuerpo nos da.

Existen varios tipos de desequilibrios en la menstruación:

  • Amenorrea o ausencia de menstruación, pueden ser debidos a estrés, anorexia, ganancia de peso en poco tiempo, quistes ováricos, trastornos hormonales, mal funcionamiento del envío de señal de hipotálamo e hipófisis, ovarios poliquísticos.
  • Menorragia, períodos extremadamente fuertes y largos de la menstruación, pueden ser debidos a fibromas o pólipos, trastornos tiroideos, trastornos de coagulación, inflamación de la vagina o del cuello uterino.
  • Dismenorrea o menstruaciones muy dolorosas, puede ser debida a una cantidad excesiva de prostaglandinas, o también a inflamación pélvica, o a al crecimiento de tejido endometrial en las paredes musculares del útero.
  • Y otros tipos de anomalías que no entraremos ahora.

La variabilidad y diversidad de causas que provocan desarreglos en la menstruación hace difícil que una sola técnica o terapia pueda regularlos. Pero veremos más adelante que el biomagnetismo es una buena elección en su tratamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website