La hipertensión: qué es y cómo tratarla con AEDEA

Tensión alta

LA HIPERTENSIÓN

¿Qué es la hipertensión arterial?

La presión arterial es la fuerza persistente que hace la sangre contra las arterias, es decir, los vasos que llevan la sangre del corazón hacia todo el resto del cuerpo.

La clasificación de la presión arterial en adultos es:

  • Normal
  • Elevada-normal
  • Moderada
  • Grave
  • Muy Grave
 

La hipertensión arterial puede provocar:

  • Depósito de colesterol u otras materias grasas en las arterias
  • Abombamiento o rotura de las arterias
  • Dilatación del corazón
  • Daños en los tejidos del cerebro, corazón y riñones
  • Aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, de infarto, insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal
  • Muerte precoz
 

La presión arterial depende del buen funcionamiento de:

  • La frecuencia cardiaca, es decir, la rapidez de los latidos del corazón y la fuerza de su contracción
  • La dilatación y contracción de las pequeñas arterias (arteriolas) que llevan la sangre a los tejidos
  • La eliminación de agua y sal por parte de los riñones
 

Causas de la hipertensión

Hay dos tipos de hipertensión: la primaria o esencial o idiopática y la secundaria.

 La primaria es la más frecuente (90-95%) y es de causa desconocida. El aumento de edad puede favorecer a este tipo de hipertensión.

 La secundaria es el resultado de muchos trastornos como enfermedades renales, endocrinas y cardiovasculares congénitas. También puede ser derivada de la toma de ciertos fármacos.

Sintomatología

No tiene por qué presentarse ningún síntoma, los primeros síntomas pueden aparecer cuando la hipertensión daña a uno o más órganos. Los principales órganos diana de la hipertensión son:

  • el Cerebro (pérdida de sensibilidad y parálisis de la mitad del cuerpo)
  • la Retina (visión borrosa)
  • el Corazón (piernas y pies hinchados, dificultad respiratoria)
  • los Riñones (orina frecuente, cansancio)

Tratamiento

Tratamiento no farmacológico recomendado

  • reducción de peso (IMC<25kg/m2)
  • dieta baja en grasas y grasas saturadas
  • dieta baja en sodio
  • consumo limitado de alcohol
  • ejercicio dinámico
  • consumo de frutas y verduras
  • no fumar

 

El tratamiento farmacológico dependerá exclusivamente del facultativo autorizado (médico) y dependerá de cada caso en particular.

Complemento con Terapias Naturales

Existen una variedad de terapias que resultan beneficiosas para la hipertensión, entre ellas, destacaría la práctica del Yoga, técnicas de relajación y la Acupuntura.

Qué le puede aportar la terapia cuántica Aedea

El estrés, el ritmo acelerado de vida, las obligaciones creadas difícil de salvar, la dieta… y la interpretación de nuestra realidad llegando a alterar a todo nuestro sistema nervioso autónomo, son factores que pueden influir en la hipertensión.

Aedea, como terapia cuántica que es, ve a la persona como más que un físico o actividad fisiológica. La persona es el resultado de la conjunción e interacción a diferentes niveles, desde el más físico al más sutil. Aunque puede ser del todo importante saber la causa de la hipertensión, no es imprescindible porque Aedea trata de equilibrar todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual (sentido de la vida). Con todo ello, hechos  que están afectando en este momento al desencadenante de la hipertensión se conviertan en neutros. Aedea no incide directamente en la sintomatología, sino que al regular a la persona en los distintos niveles, deja de responder con tal manifestación.

La hipertensión puede tiene consecuencias graves y Aedea, la terapia cuántica que revoluciona el mundo de las terapias,  puede ser la solución complementaria a lo que estas buscando.

 

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 3 =

También podría interesarte

Depresión

La depresión se caracteriza por una serie de síntomas, si los padeces, la mejor opción es acudir a un profesional